Consejos para viajar con tu bebé

25 marzo, 2017Consejos

La Asociación Española de Pediatría señala que el uso correcto de los sistemas de retención infantil podría evitar el 75% de las muertes y el 90% de las lesiones de los niños producidas en un accidente. Esto quiere decir que son muy frecuentes los errores que ponen en peligro a los niños que viajan en coche.

Los expertos afirman que, a pesar de que la mayoría de padres disponen de sillas, cinturones y en definitiva de los mecanismos de retención infantil, no siempre se usan, o se utilizan incorrectamente. Estos errores pueden venir motivados por desconocimiento o por exceso de confianza (los trayectos cortos son el mejor ejemplo).

Los Consejos.

No es suficiente que el bebé vaya sentado en una silla de seguridad, sino que ha de estar colocado correctamente, con los tirantes ajustados, los brazos en su posición sin sacarlos de los arneses o el cinturón.

  1. La silla ha de estar instalada correctamente, siguiendo las instrucciones del fabricante y comprobando que está bien sujeta.
  2. El sistema de retención infantil (SRI) debe ser ajustado al peso del pequeños (no a la edad), pues de otro modo puede resultar muy peligroso en caso de accidente.
  3. El SRI se debe adaptar al crecimiento progresivo del niño, ajustando el recorrido del arnés, la altura de los reposacabezas…
  4. En la medida de lo posible, colocaremos a los niños en el asiento trasero del vehículo, ya que es un lugar más seguro que el asiento delantero.
  5. No se debe colocar el asiento de seguridad orientado hacia atrás en el asiento del copiloto protegido por airbag frontal, a no ser que esté desactivado.
  6. No debe haber objetos sueltos en el interior del coche, ya que podrían lesionar a los niños (y a nosotros) en caso de frenazo o impacto. Los vídeos o CDs han de estar guardados, sujetos correctamente y separados de los ocupantes.

En definitiva, nos debemos asegurar de que no cometemos ninguno de estos errores que hacen peligrar a los niños que viajan en coche. Una conducción segura y prudente, respetando a las normas de circulación y dar ejemplo a nuestros pequeños pasajeros con una conducción cívica, se convierte en el mejor aliado para un buen viaje.